Math with Bad Drawings, (alguna vez) en castellano

El blog Math with Bad Drawings, de Ben Orlin,  es uno de los espacios más recomendables que conozco de reflexión sobre la enseñanza de las matemáticas. Los temas son siempre interesantes, y el sentido del humor y la estética con los que se presentan hacen de la lectura un placer. Alguna vez había pensado en pedir permiso al autor para traducir sus entradas al castellano, en un intento de hacer su blog más conocido, y me decidí al ver una de sus últimas entradas The Student-to-Teacher Dictionary , que me ha parecido especialmente acertada. Por supuesto, pedí permiso al autor, y me contestó rápido, encantado con la idea. Así que aquí está la versión de esa entrada en castellano. Por supuesto, si el inglés no es un problema, la versión original es mi recomendación. No me puedo comprometer a traducir todas las entradas futuras, pero trataré de hacerlo con las que me resulten más interesantes. (Si algún lector quiere colaborar, encantado, por supuesto).

—————————————————————-

A veces, los estudiantes dicen exactamente lo que quieren decir. “No entiendo la pregunta” quiere decir que no entienden la pregunta. “Esto es demasiado difícil” quiere decir eso, que realmente es demasiado difícil.

Pero otras veces es necesaria una traducción …

traslation-1

La mitad de los diálogos de mi clase son de este estilo:

Alumno: “No entiendo la pregunta.”
Yo: [prolija, exhaustiva explicación de lo que se está preguntando]
Alumno: “Sí, eso ya lo sé. Pero no entiendo la pregunta.
Yo: “Oh! Esta es una de esas conversaciones.”

Los alumnos esperan saber a primera vista cómo abordar una pregunta. Sentirse inseguro sobre qué hacer puede dar lugar a la queja de “no entiendo” la pregunta.

Otras veces pueden saber todo lo necesario. Lo único que necesitan es la habilidad de aplicar ese conocimiento, de establecer la conexión entre diferentes ideas. Y eso no es algo que yo deba (¡o pueda!) decirles cómo hacer.

traslation-2

Pisamos aquí terreno peligroso. Nosotros, los profesores de matemáticas, nos encontramos a menudo defendiendo lo imposible, tratando de argumentar, “Eh, sí, vas a necesitar las expresiones racionales en tu carrera como … eh … un representante de recursos humanos.”

Trato de tener presente que lo más relevante no es “útil”, sino “significativo” o “merece la pena.” Si un tema alimenta nuestra curiosidad y nos hace sentirnos expertos, no es tan importante si nos ayudará o no a rellenar nuestra declaración de hacienda.

traslation-3

A veces las tareas que mando son, realmente, demasiado difíciles: quizá he juzgado mal la preparación previa de los alumnos, o sobrestimado lo que aprendieron en la última clase, o quizá olvidado las complicaciones del problema en cuestión. the puzzle at hand.

Pero a veces “demasiado difícil” es, de hecho “lo necesario”. La dificultad no es el problema en sí mismo, sino el temor, muy humano, a cometer errores o a tomar decisiones equivocadas. Esas veces los alumnos no necesitan un problema más sencillo, lo que necesitan es la valentía (y el ánimo) para arriesgarse con ese problema.

traslation-4

Por supuesto, me declaro culpable de haber puesto demasiadas tareas, algunas veces.

Pero mucho más a menudo he sido culpable de proponer tareas tediosas. Siendo consciente de la importancia de la práctica, a veces me olvido de que no toda la práctica es igualmente importante. La práctica que aparece de forma natural en el desarrollo de tareas significativas es mejor que una serie de ejercicios descontextualizados asignados un día cualquiera.

traslation-5

Algunos alumnos se involucran en serio en algunas asignaturas, independientemente de las notas que saquen. ¡Muy bien por ellos!

Para el común de los mortales, las asignaturas preferidas suelen ser aquellas que se nos dan mejor. ¿Has tenido la mejor nota de la clase en la asignatura X? Es muy probable que esa asignatura un lugar especial en tu corazón. Es estupendo ser el mejor.

Pero entonces las notas se pueden volver contra nosotros, los profesores, tanto por la escasez (“No pueden sacar todos Sobresaliente”) como por la idea de jerarquía que transmiten (“Claro, tengo un Notable, pero todos mis amigos han sacado un Sobresaliente”).

Las notas crean un clima donde es imposible que todo el mundo se sienta exitoso.

Lo que necesitamos son formas de darle a los alumnos oportunidades de experimentar el éxito, no en comparación con otros, sino con respecto a ellos mismos. No es una tarea sencilla. Pero es la tarea.

traslation-6

Es tentador clasificar las reclamaciones sobre las notas como quejas sin fundamento, como una demanda frívola y oportunista que cualquier juez sensato rechazaría de plano.

Sin embargo, para algunos estudiantes no se trata de la nota en sí misma. Se trata de la falta de conexión: la sensación de que el esfuerzo que han dedicado ha sido mucho mayor que la calificación subjetiva que les he asignado.

Cuando eso ocurre, es necesario canalizar mejor el esfuerzo del alumno. Es cierto que a veces un poco de esfuerzo puede no dar frutos. Pero el esfuerzo bien dirigido, casi por definición, lleva al éxito – y parte de mi trabajo como profesor debe ser dirigir ese esfuerzo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s